Cómo preparar helado de té verde casero

Receta de Helado de Té Verde

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones en el blog, el té verde es una infusión que tiene muchísimos beneficios para la salud: ayuda a adelgazar, es un estimulante natural, tiene beneficios para la salud dental, favorece la digestión, previene la aparición de enfermedades cardíacas, reduce los niveles de colesterol, etc.

Mucha gente piensa que la única forma de tomar té verde es mediante una infusión, pero hay muchas formas de disfrutar de los beneficios y el sabor de esta deliciosa variedad de té.

Ahora que llega el verano, con el calor no apetece prepararse una infusión de té caliente, así que una muy buena alternativa puede ser preparar un saludable helado de té verde casero para disfrutar de esta variedad de té durante todo el verano a cualquier hora del día.

Ingredientes para la receta

– 1/4 de litro de nata líquida para cocinar (para los latinos: crema de leche líquida).
– 1/4 de litro de leche entera
– 125 gr de azúcar
– 3 yemas de huevo
– 3 cucharadas de té verde

Preparación del helado de té verde

1. Como ya hemos explicado en el artículo del té verde, la temperatura ideal de infusión de esta variedad de té se encuentra entre los 70 y 80ºC. Si infusionamos el té a más temperatura, amargará. Así que vamos a hervir 250 ml de leche en un cazo.

Una vez alcance el punto de ebullición, apagamos el fuego y dejamos reposar la leche durante unos 5 minutos para que baje de temperatura. Transcurridos los 5 minutos de espera, introducimos tres cucharadas de té verde y dejamos que se infusione durante 3 minutos. Después colamos la infusión.

2. Ahora añadimos en un recipiente 3 yemas de huevo, 125 gramos de azúcar y 1/4 de litro de nata líquida (en latinoamérica se llama crema de leche líquida). Batimos vigorosamente hasta obtener una mezcla homogénea y después añadimos a esta mezcla la infusión de té que hemos preparado con anterioridad.

3. Calentamos la mezcla en el fuego hasta que empiece a hervir. Ahora no hay peligro de que el té verde amargue, porque ya lo hemos colado. Finalmente, lo introducimos en el congelador.

4. Cada dos horas hay que sacar la mezcla del congelador y removerla para evitar que se convierta en un bloque de hielo (hay que hacer esto unas tres veces). De este modo, lograremos un helado de té verde muy cremoso. ¡Qué aproveche!

Publica un comentario