Ya hemos analizado las propiedades del té verde y el té rojo, pero no son las únicas variedades de té con grandes beneficios para la salud.

De hecho, el té verde y el té negro provienen del mismo árbol, la única diferencia entre ambos es que el té negro ha sufrido un proceso de fermentación que le ha hecho adquirir un color más oscuro y un sabor diferente.

El té negro tiene un aroma mucho más fuerte y cuenta con un mayor nivel de cafeína que el resto de tés. Además, mantiene su sabor durante varios años, mientras que el té verde lo pierde al cabo de un año tras su recolección. Por este motivo, el té negro ha sido muy utilizado históricamente como producto de mercadeo e, incluso, como moneda cuando se compactaba en ladrillos.

Propiedades y del té negro para la salud

Ya he mencionado cuáles son las diferencias entre el té negro y el resto de variedades de té y también he mencionado sus características más destacadas en cuanto a aroma y sabor, pero ahora vamos a analizar cuáles son las principales propiedades y beneficios para la salud de esta planta terapéutica.

Propiedades del té negro

Cuando te pones a buscar en Internet información acerca de las propiedades del té, te puedes encontrar cualquier cosa. Hay muchas propiedades que todavía no han sido demostradas científicamente y otras que, incluso, son cuestionadas por la comunidad científica, así que en este artículo he recopilado todas aquellas propiedades y beneficios del té negro cuya efectividad ha sido comprobada.

Es diurético

El té negro es un excelente aliado para favorecer la acción diurética de nuestro organismo, puesto que facilita la eliminación de agua y toxinas a través de la orina. Por este motivo, es muy común que los médicos recomienden beber mucho agua y tomar té a las personas que padecen retención de líquidos.

Puesto que el exceso de líquidos puede llegar a sumar de 1 a 3 kg más en nuestro cuerpo, el té negro es una muy buena opción para perder peso y eliminar esos kilos de más. Además, puedes tomarlo de muchas formas: en batidos, infusiones, helados, gelatinas y un sin fin de recetas más que puedes encontrar en nuestro blog.

Tiene propiedades antioxidantes

Al igual que el resto de variedades de té que hemos visto, el té negro contiene polifenoles. Los polifenoles son compuestos con propiedades antioxidantes que se encargan de proteger nuestro organismo del deterioro provocado por los radicales libres.

Los antioxidantes del té negro han sido aprovechados por la industria de los cosméticos para lanzar productos con los que combatir el envejecimiento. Por este motivo, es posible que hayas visto que muchas cremas para la piel y mascarillas están compuestas por esta variedad de té.

Regula el colesterol

Según un estudio realizado por la Universidad de Zhejiang en China, las catequinas que contiene el té negro ayudan a regular el colesterol LDL, más conocido como colesterol malo, impidiendo su absorción intestinal.

El estudio realizado por esta universidad se realizó a 441 sujetos adultos y los resultados indicaron que el consumo de té negro por parte de los pacientes sin variar el resto de la dieta permitió reducir los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) sin reducir los niveles del colesterol HDL (colesterol bueno). El estudio reveló que el responsable de esta reducción del colesterol son las catequinas, que limitan la absorción de grasas a través del intestino.

Es astringente

El té negro contiene una buena cantidad de taninos. Los taninos son los que le otorgan ese sabor amargo tan característico y hacen que el té negro sea una opción muy buena para combatir la diarrea. Recuerda que debes tomarlo con moderación, máximo 3 tazas al día, hasta que la diarrea cese, ya que el exceso de té negro puede provocar el efecto contrario: el estreñimiento.

También debes tener en cuenta que en caso de padecer anemia o tener bajos niveles de hierro, esta propiedad del té negro no va a ser nada beneficiosa para ti. Así que lo mejor sería evitarlo o tomarlo una hora antes o después de cada comida para evitar que el té negro impida la correcta absorción del hierro.

Tiene propiedades estimulantes

El té negro contiene teína o cafeína (son la misma sustancia) en mayor medida que otras variedades de té, lo que lo convierte en un aliado ideal para comenzar el día con fuerza y energía. Así que, ya sabes, si no te gusta el sabor del café o te sienta mal por las mañanas, puedes sustituirlo por una buena taza de té negro calentito para comenzar el día con las pilas cargadas.

No tiene calorías y genera sensación de saciedad

El té negro no tiene prácticamente calorías y su ingesta genera sensación de saciedad, lo que lo convierte en una muy buena opción para beber cuando estamos siguiendo alguna dieta. Debes tener en cuenta que aunque el té persé no tiene calorías, los edulcorantes que le añadas sí que pueden añadir calorías a nuestra infusión, así que si estás haciendo dieta, es mejor añadirle sacarina o tomarlo sin ningún tipo de edulcorante.

Cómo preparar una infusión de té negro perfecta

El proceso de preparación de una infusión de té negro es muy sencillo. A diferencia de lo que ocurre con otras variedades de té, como el té verde, la temperatura ideal de infusión del té negro es de 100ºC, es decir, hay que apagar el fuego cuando el agua se encuentra en el punto de hervor. Vamos con las instrucciones paso a paso:

1. Calentar en un cazo o cacerola agua hasta alcanzar los 100ºC.

2. Añadir en las tazas una bolsita de té negro. Verter el agua caliente y dejar reposar durante unos 4 minutos.

3. Si no tenemos el té en bolsitas, podemos poner una cucharadita de té negro en una tetera con filtro y añadir el agua hirviendo. Dejamos reposar la tetera durante 4 minutos y servimos el té en una taza.

En algunos países como Reino Unido, es muy común preparar el té negro con leche en lugar de hacerlo con agua, pero algunos estudios muy recientes han demostrado que las caseínas de la leche reducen algunas propiedades del té, así que es mejor prepararlo con agua.