El té pu-erh, también conocido como té rojo, es una de las infusiones más conocidas del mundo, después del té verde, debido a su excelente sabor y su delicioso aroma. Además, cuenta con múltiples propiedades y beneficios para la salud que ahora vamos a analizar y prácticamente no tiene ninguna contraindicación.

A diferencia del resto de tés, que suelen tomarse frescos, las hojas té rojo debe pasar por un proceso de doble fermentación en barricas de bambú que puede durar entre 2 y 60 años. Este proceso de fermentación es el que le hace adquirir ese color cobrizo tan característico.

La mejora de las propiedades del té rojo mediante el proceso de fermentación fueron descubiertas de casualidad. El té pu-erh era transportado en grandes caravanas desde la región de Pu’er en Yunnan hasta Pekín en un largo viaje de tres meses. Cuando el té llegaba a la capital, se había fermentado por el camino y, de este modo, se descubrió por casualidad que la fermentación potenciaba las propiedades y el sabor de esta variedad de té.

Propiedades y beneficios del té rojo

Al igual que sucede con el vino, el té rojo se clasifica por añadas que indican las diferentes calidades. Es muy poco común encontrar té rojo con más de 50 años de fermentación y, si lo hay, un ladrillo de 250 gramos puede llegar a costar miles de euros. En este artículo te voy a enseñar cuáles son las principales propiedades del té rojo, sus beneficios para la salud y la digestión, el modo de preparación más adecuado y las contraindicaciones y efectos secundarios que se conocen hasta la fecha.

Propiedades del té rojo

El té rojo, debido a sus propiedades, es un excelente aliado para combatir diversos problemas de tu organismo. Si quieres saber para qué sirve, aquí te traigo una lista ordenada con todas las propiedades y beneficios para la salud de esta planta terapéutica.

El té pu-erh es diurético

El té rojo es un gran aliado para facilitar la acción diurética, ya que favorece la eliminación de agua y toxinas a través de la orina y evita la retención de líquidos. Esta propiedad del té no permite adelgazar directamente, pero sí eliminar una cantidad de líquidos de nuestro organismo que muchas veces puede sumar entre 1 y 3 kg de peso y que a muchas personas hay veces que les resulta difícil de eliminar.

Favorece la digestión

Esta variedad de té tiene la capacidad de promover la secreción de ácido gástrico para favorecer la digestión y acelerar la metabolización de todos los alimentos que hemos ingerido. Recuerda que metabolizar correctamente las los alimentos es fundamental en las dietas para adelgazar, por lo tanto una buena digestión es básico para favorecer la pérdida de peso.

¿Cuándo es recomendable tomar una infusión de té rojo? Lo ideal sería tomar una infusión unos 45 minutos después de cada comida para favorecer el proceso digestivo y la metabolización de los alimentos. No es recomendable ingerir té rojo inmediatamente después de haber comido, ya que la presencia de taninos en esta variedad de té puede interferir en el proceso de absorción del hierro. Por lo tanto, es recomendable dejar que pasen unos 45-60 minutos antes de tomarnos nuestra taza de té.

En China es muy habitual tomar té rojo después de las comidas copiosas para facilitar la digestión y evitar la sensación de sueño y cansancio que suele aparecer después de una comida pesada.

Regula el colesterol

Un estudio realizado en 1986 por la Universidad de Yunnan a 86 pacientes con problemas coronarios demostró que el té rojo tiene la capacidad de reducir los niveles de triglicéridos y el colesterol LDL (colesterol malo) y aumentar el colesterol bueno en sangre.

El estudio se realizó a 86 pacientes que se dividieron en dos grupos. A 55 de ellos se les suministró 15 gramos de té rojo diarios divididos en tres dosis de 5 gramos durante 2 meses sin alterar el resto de su dieta. Los 31 pacientes que no recibieron ese tratamiento no vieron ninguna mejoría, pero los que recibieron el tratamiento redujeron los niveles de triglicéridos y el colesterol malo en sangre considerablemente.

Ayuda a perder peso

Según podemos leer en este estudio realizado por el Instituto de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Taiwán, con la ingesta de té rojo por parte de ratas de laboratorio de forma continuada en el tiempo, se logró suprimir considerablemente el ácido graso sintasa (FAS) en el hígado de estos animales. En este estudio se comprobó que las catequinas, la cafeína y la teanina presentes en el té rojo podrían contribuir a la pérdida de grasa corporal en humanos. Es por eso que el té rojo es empleado para adelgazar en muchas dietas.

Como preparar una infusión de té rojo perfecta

El proceso de preparación de una infusión de té rojo es muy sencillo. A diferencia de lo que ocurre con el té verde, la temperatura ideal para preparar una infusión de té rojo es de 100 grados, es decir, cuando el agua se encuentra a punto de hervor. Vamos con la receta paso a paso:

1. Primero lavamos la hojas de té antes de la preparación. Si las tenemos en bolsitas este paso no será necesario.

2. Después calentamos el agua en en un cazo hasta que comience a hervir.

3. Una vez tenemos el agua a punto de hervor, la vertemos en una tetera donde previamente hemos debido introducir cinco gramos de té aproximadamente. Si tienes el té rojo en bolsitas, puedes añadir el agua directamente en una taza e introducir la bolsita después.

4. Dejamos reposar el té pur-erh durante unos treinta segundos para que desprenda todo su aroma y sabor. Si deseamos un sabor más intenso, podemos dejarlo reposar hasta cinco minutos como máximo.

5. Recuerda que al tratarse de una variedad de té añejado, la vida útil de las hojas es más larga y pueden ser reutilizadas hasta diez veces. Aunque, lógicamente, irán perdiendo su aroma y sabor tras cada infusión aunque en menor medida que otras variedades de té. Si utilizas bolsitas de té, no tendrás más remedio que tirarlas tras cada infusión.

Recuerda comprobar que la tetera tiene filtro para el té, de lo contrario tendrás que utilizar un colador para retirar las hojas de té rojo cuando sirvas el té.